Seguimiento

Las sesiones de seguimiento del primer año de vida de un bebé y la sesión de smash cake son la respuesta que le damos a los papis que quieren recordar para siempre esa etapa tan bonita que desemboca en el primer cumpleaños.

Las sesiones de seguimiento del primer año de vida de un bebé y la sesión de smash cake son la respuesta que le damos a los papis que quieren recordar para siempre esa etapa tan bonita que desemboca en el primer cumpleaños.

Para los padres, el ver cómo el bebé va creciendo día a día, cambiando, aprendiendo e interactuando con ellos es muy especial. El final de este seguimiento es el de celebrar el primer cumpleaños del bebé y que podáis recordarlo de la mejor manera para siempre.

La sesión de smash cake es una sesión de fiesta. Recreamos en el estudio el cumpleaños del bebé con su tarta, sus globos, sus guirnaldas, etc. La idea es que el bebé disfrute, se ría y acabe completamente manchado por la tarta.

Si estáis preocupados por las manchas de la tarta, sabed que está hecha con nata vegetal y es apta para que cualquier bebé pueda comerla o mancharse con ella. No pasa nada si vuestro bebé tiene algún tipo de intolerancia. Que tampoco os preocupen las manchas en la ropa, porque son muy sencillas de limpiar en la lavadora (el vestuario le ponemos nosotros, pero puede que se manche algo su ropita al terminar la sesión).

El seguimiento del primer año del bebé comprende estas 3 sesiones:

La primera de las sesiones se hace entre los 3 y los 6 meses de vida del bebé. Se realiza en el momento en que el bebé puede levantar la cabeza estando boca abajo y boca arriba ya juega con sus piececitos.

La segunda sesión se suele hacer entre los 6 y los 9 meses del bebé. Se tiene que hacer cuando el bebé ya sujeta la cabeza al estar sentado aunque no se sujete solo. Aquí solemos meter al bebé en una cestita para que esté seguro.

En la tercera sesión, que se realiza sobre los 11 meses de vida del bebé ya se sujeta él solito y podemos fotografiarle sentado en el suelo.

Si elegís hacer también la sesión de smash cake, se suele hacer coincidir con el cumpleaños. Esta sesión de smash cake tiene tres partes: Una primera en una bañera en la que simulamos que se está bañando con atrezzo. Al acabar esta parte y antes de empezar con la siguiente, hacemos las fotos de familia con los papás y los hermanos. La segunda parte es la sesión de fiesta. Hacemos fotos con globos, guirnaldas, etc. La última parte es la de la tarta, donde el bebé disfruta un montón comiéndosela, haciéndola pedazos y restregándosela por todo el cuerpo. En ese momento los papás no podéis contener las carcajadas viendo a vuestro peque completamente embadurnado.

Todo el vestuario, el atrezzo y la tarta lo proporcionamos nosotros. La tarta la podemos encargar en los colores que queráis (que concuerden con el resto del atrezzo). Los padres no tenéis que ocuparos de nada, sólo traer una ropa de cambio y una toalla por si acaso. Como es lógico, las sesiones de smash cake se realizan en nuestro estudio de la Avenida de Segovia, 4.

Estas sesiones son perfectas para regalar a los padres del bebé. Solemos tener un montón de tíos de los bebés que quieren regalarle algo especial a toda la familia y estas sesiones son un recuerdo muy divertido.