Familia

Una sesión de familia consiste en un reportaje fotográfico de padres e hijos. Con él podemos generar recuerdos para toda la vida que puedan disfrutar las futuras generaciones dentro de muchos años.

De niña me encantaba ver todos los álbumes que había en casa. Ver cómo eran mis padres, mis abuelos, mis tíos, etc. cuando eran jóvenes. Qué hacían, cómo vestían, cómo se divertían o pasaban los fines de semana. Ver cómo veraneaban, qué sitios les gustaba visitar, etc. Tengo la suerte de tener un montón de álbumes en casa con cientos de fotografías que de vez en cuando ojeo y le enseño a nuestro hijo, Álex. A él le parece todo muy raro viendo esas fotos en blanco y negro, algunas rotas, otras descoloridas. Yo le explico todo lo que sé sobre esos momentos y sus vidas. Creo que es la manera más bonita de unir a las pasadas generaciones con nuestros hijos.

¿No os gustaría tener unos recuerdos así para que el día de mañana vuestros hijos puedan enseñárselos a vuestros nietos? Muchas veces no somos conscientes de que nuestros hijos van a heredar un legado de recuerdos y que es nuestra responsabilidad que sea lo más completo posible. Eso enriquece muchísimo a toda la familia. ¿Os imagináis a vuestros peques el día de mañana hablando a sus propios hijos sobre lo felices que fueron de niños con vosotros?

Nosotros realizamos sesiones de fotografía de familia en Valladolid. Solemos hacerlas en sitios que ya conocemos muy bien (parques o bosques junto a un río) y en los que controlamos que la luz sea la perfecta. Lo que intentamos es que cada miembro de la familia tenga su recuerdo independiente y que también tenga varios en grupo; los papás por un lado, los peques por otro y luego todos mezclados. Solemos hacer las sesiones al atardecer, cuando la luz es baja y más cálida y las podemos hacer en cualquier época del año aunque preferimos primavera y otoño, por lo bonitas que están las localizaciones que solemos usar. En verano, como es lógico las solemos hacer al atardecer cuando el calor ya no aprieta y en invierno las podemos hacer siempre que las condiciones metereológicas nos lo permitan (unas fotos en la nieve podrían quedar genial!!)

Los juegos y bromas entre todos harán que no haya que forzar ninguna expresión y todos salgáis naturales. No os preocupéis porque “no salgáis nunca bien en las fotos”!!

La sesión fotográfica suele durar una hora y cada miembro de la familia tiene que tener su protagonismo. Vais a tener un mínimo de 16 fotos entregadas en una caja de madera que podéis usar para guardar todos los recuerdos.

¿Cuándo queréis que hagamos vuestra sesión?